Terapia Tong Ren (Tong Ren Therapy)

Teoría de la terapia Tong Ren
To download printable version, click here.
       
Clase de conejillos de Indias
To download printable version, click here.
       
Testimonios sobre la Curacion por Tong Ren

 

Teoría de la terapia Tong Ren

Todo sistema de curación debe tener una teoría que lo apoye, sin importar de dónde proviene dicha teoría o si tiene sentido. La base de la terapia Tong Ren es la teoría del inconsciente colectivo. Si las teorías no se prueban, no dejan de ser meras conjeturas. Las pruebas se pueden encontrar por medio de la investigación o en los datos empíricos. Ton Ren no ha sido probado por ninguna investigación experta en el tema. Dicho tipo de investigación requiere apoyo económico y político, desarrollo de la ciencia moderna y casos de estudio a cargo de un profesional especializado. La prueba de todas mis teorías se basa únicamente en la experiencia con mis pacientes y en los resultados obtenidos. No tengo ninguna duda de la eficacia de la terapia Tong Ren. Nadie puede negar o cuestionar el trabajo que hemos hecho ni los resultados que hemos logrado.

Con todo lo que hemos hecho, se quiere saber qué teoría hay detrás de esta verdad y cuál es su filosofía. Sin embargo hay muchas cosas por resolver. Así como ocurre con muchas de las teorías de curación occidentales, nadie sabe con certeza por qué funcionan. Por ejemplo, se han invertido miles de millones de dólares en investigaciones sobre el cáncer, ¿pero alguien descubrió por qué ocurre el cáncer? Sabemos muy poco acerca de esta amplia pregunta pero aun así seguimos usando los “tres grandes tratamientos” (cirugía, quimioterapia y radiación) para matar las células cancerosas. Su eficacia ha generado decepción pero no se pierde la esperanza. Con mi práctica es fácil reducir el sufrimiento de ciertos casos de cáncer por medio de Chi Gong y de la terapia Tong Ren. Sin embargo, algunas personas me dicen que por no entender la teoría de Chi Gong y de la curación por Tong Ren, se rehúsan a probar mi modalidad de curación y prefieren morir. Eso me sorprende sobremanera. Les explico honestamente que no sé cuál es la verdadera teoría de Chi Gong ni de la curación por Tong Ren, pero conozco el método y tengo la capacidad de aliviar los síntomas. En algunos casos el tumor desaparece inmediatamente y se achica. Curiosamente, la mayoría de los pacientes con cáncer no son entendidos en la quimioterapia pero quieren probarla debido a la fe que tienen en la medicina occidental. Habría que preguntarle a un médico o a alguien que haya recibido tratamientos de quimioterapia: ¿Quién desarrolló la quimioterapia?

En la religión recibimos curación por medio de la fe. Esa teoría es la creencia en Dios. Muchos se burlan y niegan la curación por fe. Son personas de mente cerrada. Pero si realizaran una investigación no podrían negarla. Es posible que el índice de curación sea bajo. Quizás no se pueda estar de acuerdo con su filosofía y aceptarla. Sin embargo, la realidad es que la curación por medio de la fe funciona; el desprecio no puede evitar que se siga haciendo uso de ella. De hecho, desde los comienzos de la historia humana cada nación y cada religión tienen su propio método de curación. La curación religiosa y mística tiene su propia forma de transmitir energía para curar pacientes. Sin importar qué nombre se le da a la energía, considero que es toda la misma. Es algo parecido a lo que ocurre con la curación por Chi Gong. Existe un nombre y una técnica para cada estilo de Chi Gong, los cuales describen más o menos lo mismo.

La curación por Tong Ren no está relacionada con ninguna religión ni debe ser vista como algo misterioso. Mi creencia en Tong Ren está asociada con la filosofía del inconsciente colectivo y con el poder de la mente. Muchas personas aceptan la idea de que existe un inconsciente y que la mente es poderosa. Estos puntos de vista filosóficos se pueden encontrar en muchos libros. Cuando un grupo se reúne se genera un inconsciente colectivo; como ocurre con la meditación curativa, dicho inconsciente colectivo se puede convertir en energía curativa. Para este tipo de energía curativa se requiere un líder. Cuando se forma un grupo con un inconsciente colectivo, se necesita un líder, de la misma manera que una computadora necesita un tipo de letra para poder mostrarla en el monitor.

En la terapia Tong Ren usamos un modelo de acupuntura de plástico para formar una imagen de curación. El modelo de acupuntura pasa a ser la representación energética del cuerpo del paciente. Al colocar las agujas en los puntos apropiados del modelo y conectar la mente con nuestro inconsciente colectivo, el practicante puede proporcionarle tratamiento al paciente. Se genera una conexión entre el terapeuta y el paciente. Esa conexión se puede modificar por la representación energética del modelo de acupuntura. Así como la luz pasa por una diapositiva y proyecta una imagen, el Chi dirigido al paciente es modificado por la imagen del modelo de acupuntura con agujas insertadas en puntos específicos. El patrón de agujas y puntos seleccionados son los mismos que un acupunturista seguiría si clavara las agujas en el cuerpo del paciente. Insertar las agujas en el modelo o en el cuerpo del paciente son medios para balancear el Chi de éste. La diferencia es que al usar el modelo, el paciente puede ser tratado a distancia. Es algo similar a ciertos métodos de acupuntura japonesa en los cuales la aguja toca la piel pero no se clava. Como el Chi y el inconsciente colectivo no están limitados por el espacio, lo único que hay que hacer es establecer una conexión. El poder curativo no proviene del modelo de acupuntura sino de nuestra mente, y esa energía mental se transforma en una fuerza curativa. A esta energía curativa la llamamos Chi. En el cuerpo humano, el Chi tiene su propia ruta de circulación. Debemos regular el Chi y hacerlo circular por su vía. Es la misma teoría aplicada por los maestros de Chi Gong para que el Chi circule por el cuerpo del paciente.

En China existen más de mil sistemas de curación por Chi Gong. Cada sistema tiene formas y técnicas específicas para utilizar el Chi con propósitos curativos. En la curación por Tong Ren tenemos nuestras propias técnicas. Los puntos utilizados en el modelo se encuentran principalmente en los meridianos de la MCT (medicina china tradicional). Los puntos para el tratamiento Tong Ren se eligen a partir del Sistema de Curación Tom Tam, el cual está basado en MCT y es el resultado de mi nueva investigación. Cuando se practica la curación por Tong Ren se debe seguir un método estandarizado. En el futuro, cuando este método sea utilizado repetidamente por más personas, será más poderoso. De esa manera, nuestros intentos y experiencia con el inconsciente colectivo aumentan continuamente el poder de la terapia Tong Ren. Basado en mi experiencia puedo afirmar con seguridad que cuanto más practico Tong Ren más fácilmente veo resultados positivos de curación.

El propósito de esta modalidad de curación es ayudar a balancear la circulación de Chi en la persona. Este equilibrio es bueno para todos y no causa ningún daño. Si alguien intentara usar esta técnica para lastimar a alguien, no funcionaría. El daño no es parte de la filosofía de la terapia Tong Ren. Tampoco es parte de nuestra intención con el inconsciente colectivo. Si algún practicante intentara lastimar a alguien por medio de Tong Ren, terminaría lastimándose a sí mismo. Un curador es aquel que trata de curar a alguien. El lastimar a otros está en contra de la conciencia del curador. Cuando se desea aprender la curación por Tong Ren se debe purificar la mente con el objeto de ayudar a los enfermos y curar a los desesperanzados.

Según la teoría kármica se podría decir que si los paciente creen en la eficacia de Tong Ren, crean colectivamente un campo kármico o impresión mental para que la curación se manifieste. Cuantas más personas crean y acepten Tong Ren, más poderoso se hará. Más aún, cuanto más se practique esta modalidad, más potente será. Esto concuerda con lo que el budismo entiende como impresión mental, ya que todas las ideas se acumulan en el subconsciente y se hacen más poderosas con el paso del tiempo. Es más, la teoría budista dice que todo lo que se manifiesta en nuestro medio ambiente se debe a las impresiones que se han creado en nuestro subconsciente. Por consiguiente se podría decir que la curación por Tong Ren es posible porque hemos plantado semillas en nuestro subconsciente, creando una manifestación previa. Además, el budismo y otros sistemas orientales creen que todas las manifestaciones provienen de la mente, y según dicho entendimiento podemos reconocer que el cuerpo se puede curar si creamos la impresión de la curación en nuestro subconsciente. Según esta creencia, el cuerpo es la mente a una frecuencia de vibración más baja. El cuerpo es una creación o proyección de la mente.

Cuando intentamos generar un inconsciente o fuerza colectiva, y la convertimos en energía curativa, dicha energía adquiere su máxima calidad. Cuando se entra en estado Chi Gong, el Chi automáticamente reconoce cómo equilibrar el Chi del cuerpo. Nuestra mente no puede cambiar el recorrido curativo del Chi.

En el mundo occidental existe una historia famosa sobre investigación, llamada “El centésimo mono”. Unos científicos estudiaron el comportamiento de monos que habitaban un grupo de islas. Un día, se vio a un mono de una de las islas yendo al mar a limpiar el barro de un trozo de comida. Era la primera vez que los científicos observaban semejante comportamiento. El entusiasmo aumentó cuando los científicos que estaban en la isla de al lado reportaron que los monos de su isla habían empezado a adoptar el mismo comportamiento. A pesar de no haber contacto entre los dos grupos de monos, en poco tiempo ambos desarrollaron el mismo comportamiento, una transferencia de conocimiento sin tener contacto directo. Se podría especular con que fue simple coincidencia, sin embargo es muy probable que sea un ejemplo tangible del funcionamiento del inconsciente colectivo. Creo que siempre se resume el aprendizaje como “El mono ve, el mono hace”. Ahora parece ser que aunque no vean, pueden hacerlo.

Es posible que a medida que más gente practique Tong Ren, éste se llegue a practicar en todo el mundo. En Occidente se practica la sugestión hipnótica y la meditación guiada. La terapia Tong Ren va más allá de la sugestión ya que podemos producir efectos curativos en bebés y animales. Esto significa que la terapia Tong Ren no requiere el uso del lenguaje para influenciar al paciente. Se trata de la transferencia de Chi, curación y conocimiento sin ningún pensamiento guiado ni uso del poder de sugestión. Si un grupo de terapeutas de Tong Ren llevan a cabo dicha terapia, pueden reunir más Chi para afectar a otro grupo de terapeutas de este sistema. De esa manera, el poder curativo de todo el grupo de terapeutas de Tong Ren continúa aumentando. Muchos practicantes de Tong Ren se dan cuenta de que cada tantos meses la eficacia de su curación aumenta. Eso se debe a que cada día, a medida que más personas practican Tong Ren, el poder curativo aumenta en el inconsciente colectivo. Cuantos más pacientes creen en el poder curativo de Tong Ren, más aumenta dicho poder en el inconsciente colectivo.

Hoy por hoy, muchas personas siguen sin creen que la acupuntura, una técnica de estimulación física y mecánica, es efectiva para curar muchas enfermedades. En la curación por Tong Ren se usan los mismos puntos que en acupuntura, aunque la estimulación física no es necesaria. Tong Ren es una modalidad que utiliza el poder de la mente o curación psicofísica; ello hace que muchas personas duden o nieguen esta técnica, o discutan su teoría cuestionando sus resultados curativos.

Estudios médicos recientes han probado el poder de la mente durante el proceso curativo. Estos estudios usaron un placebo para poder llegar a esa conclusión.
Píldoras de azúcar pueden activar la curación sin causar ningún efecto químico. De hecho, muchos de los informes muestran que las píldoras de azúcar suelen ser más efectivas que los medicamentos con químicos, e incluso más efectivas que la cirugía. Si se prueba que la mente tiene el poder de curar enfermedades, la pregunta es: ¿qué estado mental provoca la curación de una enfermedad? La mente es una forma de onda cerebral. Si podemos descubrir la forma de dicha onda podemos acceder al estado curativo. La mente puede reaccionar a los órganos sensoriales, así como la vista reacciona a la luz o la reflexión de una imagen, el oído al sonido o al ruido, el olfato al olor, el gusto al sabor y el tacto al contacto o la temperatura. Además de la estimulación mecánica o física, la comunicación por onda cerebral también afecta el estado mental.

En 1656, mientras trabajaba en el diseño del reloj a péndulo, un científico holandés llamado Christian Huygens descubrió que si ponía dos relojes desincronizados uno al lado del otro en una pared, los dos relojes se sincronizarían lentamente. Este mismo concepto, conocido como “frecuencia seguida de respuesta” es un fenómeno natural que ocurre en el cerebro humano. Éste tiene la tendencia a cambiar su frecuencia electroencefalográfica (EEG) dominante a la frecuencia del estímulo externo dominante que se le aplica.

Los estudios científicos han demostrado que una onda cerebral puede afectar a otras. Eso se llama sincronización de onda cerebral o sincronización de frecuencia cerebral. Todos los animales tienen la capacidad de sincronización de onda cerebral. Cuando una bandada vuela, todas las aves siguen al líder. Cuando observamos un cardumen, todos los peces nadan siguiendo al líder. Tanto el ave piloto como el pez piloto no necesitan emitir ningún sonido ni señal física para que los demás los sigan. Su señal de guía es la onda cerebral. La sincronización de onda cerebral activa la frecuencia seguida de respuesta. Según los estudios científicos, la sincronización de onda cerebral de una madre puede alterar el latido del corazón y la onda cerebral del bebé. Cuando dos mujeres viven juntas, su ciclo menstrual puede cambiar, manifestando el efecto en los niveles hormonales. EN la curación por Tong Ren creemos que la mente del terapeuta puede cambiar la del paciente, además de la condición física de éste.

Básicamente, la onda cerebral contiene dos aspectos importantes. Uno es la frecuencia de onda cerebral, que consiste en cuatro categorías: delta, teta, alfa y beta. El otro se relaciona con el tipo de señal proveniente de cada órgano. En el caso de una onda radial, ésta incluye la frecuencia de onda radial y el contenido de señal sonora, según se percibe en el habla o en la música. Cuando captamos la frecuencia correcta de una emisora radia, podemos conectarnos con ella para recibir sus señales de audio.

La sincronización de onda cerebral funciona con dos señales diferentes: una señal se inicia fuera del cuerpo humano y la otra señal emana internamente. En la curación por Chi Gong, el paciente puede recibir el Chi del curador, y también puede guiar su propia circulación de Chi en el cuerpo. En la curación por Tong Ren seguimos la misma teoría: el curador puede enviar la onda cerebral al paciente para curarlo, y el paciente puede a la vez guiar su propia onda cerebral para autocurarse.

Cuando la onda cerebral está activa, su campo electromagnético también lo está. El campo electromagnético es un tipo de energía universal. También es una señal. Las ondas radiales pertenecen al campo electromagnético. El concepto de sincronización de onda cerebral se basa en la misma teoría que el control remoto de un televisor, el cual utiliza energía electromagnética. En el caso del control remoto, debemos establecer un código para cada función. Cuando presionamos el botón correcto, el televisor funciona correctamente. Cada ser humano y animal posee la señal o el código para curar. Cada órgano contiene un código y una frecuencia diferentes. Cuando encontramos el código correcto podemos hacer que el órgano funcione normalmente. De acuerdo con las investigaciones sobre acupuntura, cuando se anestesia un nervio que está alrededor del punto de acupuntura, dicho punto no funciona ya que la señal no puede pasar por el cerebro. Si podemos enviar la señal la señal o el código curativo directamente al cerebro, esto puede ayudar con el proceso de curación.

Todos los animales reaccionan a la sincronización de onda cerebral. En el mundo moderno, casi todos los equipos electrónicos vienen con un control remoto o inalámbrico. La sincronización de onda cerebral de un ser, o el control remoto o acceso inalámbrico de un producto electrónico, provienen de una función electromagnética. Pero en la práctica muchos científicos y expertos siguen dudando si el ser humano posee la capacidad de curar por medio de la sincronización de onda cerebral. Hasta ahora, la popular técnica de sincronización de onda cerebral consiste en utilizar música o luz para curar.

En psicología existe lo que se llama efecto ideomotriz, en el cual la mente puede hacer que un sujeto se mueva. El efecto ideomotriz es un fenómeno psicológico inconsciente. Se produce sin pensarlo, cada vez que el sujeto se mueve de manera inconsciente. Si la mente puede hacer que un sujeto se mueva o reaccione, significa que la mente también puede mover la energía o Chi del cuerpo. A la escritura automática, la búsqueda de agua con horquetas, la comunicación facilitada y los tableros de Ouija también se les atribuye el efecto ideomotriz. Algunos científicos utilizan la teoría del efecto ideomotriz para explicar la curación por Chi Gong y el Chi Gong mismo. La curación por Long Ren no está relacionada con ninguna creencia religiosa ni con ningún misticismo o superstición. La curación por Tong Ren nunca atribuyó este movimiento a una fuerza paranormal o sobrenatural. El efecto ideomotriz es una capacidad con la que los humanos nacen; es instintiva.

En la práctica de Tong Ren, cuando ponemos agujas en el muñeco o cuando lo martillamos en los puntos de acupuntura, la imagen de los puntos con respecto a su ubicación quedará almacenada en la memoria de la zona subconsciente del cerebro. Al estudiar la función curativa de los puntos de acupuntura, dicha función quedará almacenada en la memoria del curador. Al practicar Tong Ren, la mente del terapeuta ya contiene la señal con la ubicación y función de los puntos de la curación. Durante una sesión de Tong Ren, la onda cerebral del terapeuta, la cual transporta la señal curativa, se sincronizará con la mente del paciente. En esta sincronización de onda cerebral ocurre lo mismo que en el funcionamiento del control remoto del televisor. Si enviamos la señal correcta, el paciente progresará en su curación. Si enviamos la señal incorrecta de nuestro cerebro, el paciente no tendrá ninguna reacción. Sin embargo, la señal incorrecta no causará ningún efecto secundario peligroso o perjudicial.

La sincronización de onda cerebral requiere que dichas ondas se compaginen. Nuestro inconsciente colectivo junto con Tong Ren permite que tengamos una experiencia curativa fácil puesto que el inconsciente colectivo pone las ondas cerebrales en condición sincronizada. Nuestro inconsciente colectivo curativo se forma a partir de las experiencias pasadas con la curación por Tong Ren, la cual se forma a partir de nuestra creencia, que está basada en los resultados curativos. Si no hay buenos resultados, la creencia no se puede mantener.

Los resultados curativos de la terapia Tong Ren se almacenan en el cerebro como una experiencia subconsciente. Esta memoria durará y pasará a ser una experiencia de vida. Cuando más personas experimenten resultados positivos con la terapia de curación por Long Ren, más personas creerán en ella. Esto forma un inconsciente colectivo que se hace cada vez más poderoso. Si el índice de curación por Tong Ren fuera bajo, su popularidad en el inconsciente colectivo se desvanecería.

La experiencia de curación por Tong Ren no funciona en todas las personas. Sin embargo, aun en aquellos que no creen en Tong Ren pero desean probarlo puede dar buenos resultados. El hecho de que Tong Ren logre resultados en animales, bebés y pacientes en estado de coma es una prueba inigualable de que sí funciona. El tratamiento Tong Ren no funcionará en aquellos que lo discutan o lo nieguen pues tal resistencia es también una energía. Los que discuten o niegan están tratando de guiar la onda cerebral de otras personas a escucharlos y seguir su teoría. No pueden aceptar un concepto nuevo y tratan de probar que los demás están equivocados. Esta mentalidad de oposición es contraria a nuestra creencia en el inconsciente colectivo. En tal situación, el terapeuta de Tong Ren debe rehusarse a ofrecer tratamiento o detenerlo, ya que sería un desperdicio de energía. Es fácil comprender que si un ave o un pez no pertenece al grupo, la sincronización de onda cerebral no se producirá. En ciertos casos se cree en la curación por Tong Ren pero no se siente nada durante el tratamiento. Esto puede estar causado por un problema de funcionamiento de la corteza sensorial del paciente. Puede ser que dicha zona esté inactiva o que se necesite tiempo para sentir el movimiento de energía. Este tipo de ocurrencia es muy raro; la mayoría de las personas que se someten a la terapia Tong Ren sienten un cosquilleo y/o sensación de calor en las manos, cara u otra parte del cuerpo.

También podemos usar las teorías del inconsciente colectivo y de sincronización de onda cerebral para explicar la curación por medio de la fe, la curación religiosa y la curación por energía. Con todo ello, la curación por Tong Ren difiere de las otras modalidades de curativas. En la curación por Tong Ren se cree que cada enfermedad se produce por un bloqueo. Para curar la enfermedad se debe abrir dicho bloqueo, o desbloquear la zona, lo cual es la raíz del problema. Cuando hallamos la raíz del problema podemos saber cómo tratarlo. Cada sistema de curación por energía tiene su propia forma de explicar cómo se forma la energía. En la curación por Tong Ren se cree que la energía se forma a partir del inconsciente, el cual está conectado con el inconsciente colectivo. Cuando los terapeutas de Tong Ren curan a otras personas también se curan a sí mismos ya que tanto el terapeuta como el paciente forman parte del mismo inconsciente colectivo. Cuantos más terapeutas practiquen Tong Ren, más energía juntarán.

Los muñecos Tong Ren no poseen ningún tipo de energía o poder. El poder curativo proviene de la mente. El muñeco Tong Ren es simplemente un activador de la mente del terapeuta. Con el tiempo, cuando el nivel del curador se desarrolle al punto de ser prácticamente innato, no necesitará ninguna herramienta; sólo la mente. Pero ese nivel no es el de un principiante.

TRADUCCIÓN: CARLOS CALVO

Curación por Tong Ren & Clase de conejillos de Indias

Qué es la curación por medio de energía Tong Ren?

Tom Tam desarrolló la curación por medio de energía Tong Ren como una terapia para curar internamente el sistema de energía del paciente, accediendo a dicho sistema energético por medio del inconsciente colectivo, siendo este término definido por el Dr. Carl Jung.

Tom descubrió que la curación por medio de energía Tong Ren es un método efectivo para curar a personas con cáncer y otras enfermedades serias. En el invierno de 2001, Tom curó con éxito a un paciente con cáncer de pulmón, utilizando únicamente la curación por medio de energía. Después de eso, preparó una clase de curación para pacientes con cáncer y al mismo tiempo aprovechó para entrenar a sus estudiantes en esta técnica de curación. En febrero de 2002 se dio la primera clase de curación. Tres años después, más de 3000 personas han asistido a las clases de conejillos de Indias. Hasta ahora, se han acercado a la clase personas con diferentes enfermedades, como esclerosis múltiple, mal de Parkinson, artritis reumatoide, enfermedad de Lyme, síndrome de distrofia simpatética refleja (RSD) y VIH / SIDA, entre otras. A las clases de curación llegan con regularidad personas de otros estados y países.

Por qué la llamamos clase de curación de "conejillos de Indias"?

La creencia china dice que cuando se encuentra un nombre que trae suerte, éste nunca se debe cambiar. Cuando se empezó a practicar la curación por Tong Ren se estaba probando un método nuevo para curar casos muy difíciles. A los pacientes se les decía que formarían parte de una clase de "conejillos de Indias". Una vez que los pacientes que asistieron a la clase recibieron la curación por energía Chi, empezaron a surgir muchos casos satisfactorios, pudiéndose ver resultados precisos semana tras semana. El nombre de la clase de "conejillos de Indias" se convirtió en el signo de la suerte para Tom, sus estudiantes y sus pacientes. ¡Por eso hoy se sigue llamando "clase de conejillos de Indias"

Qué son las clases de curación de conejillos de Indias?

Las clases de conejillos de Indias son sesiones de curación en grupo por medio de la terapia Tong Ren. En la actualidad, Tom da clases cuatro veces por semana en diferentes lugares de Massachusetts, para que a los pacientes les sea más fácil asistir a ellas. Generalmente hay sesenta o más pacientes por sesión, y a cada uno se le dedica aproximadamente un minuto. Los pacientes se sientan frente a Tom y a un grupo de ayudantes. Tom mantiene un diálogo con cada paciente para determinar el diagnóstico y la condición del mismo. Luego determina qué puntos deben ser tratados en el paciente, y junto con sus ayudantes realiza la actividad de acceder al inconsciente colectivo y aplicar energía en los puntos a ser tratados. No es necesario el contacto con el paciente ni el acercamiento a éste. Básicamente, durante la terapia a cada paciente, Tom le pregunta cuál es su condición y qué tipo de síntomas tiene. En cada caso, Tom determina el tiempo de tratamiento necesario en ese paciente y luego continúa con el siguiente.

Las clases de conejillos de Indias emplean el sistema de curación de Tom Tam. El fundamento de la curación por medio de energía es que ésta elimina los bloqueos que hay en el cuerpo, los cuales causan enfermedades. Al eliminar dichos bloqueos se restituye la corriente natural de la energía Chi, de manera que el cuerpo se corrige a sí mismo de forma natural, funcionando de manera adecuada y curándose.

En las clases de conejillos de Indias Tom no es el único que realiza la curación por medio de energía Tong Ren. Tom cree que "el Chi es energía creada en el universo y que se puede usar para curar". Se puede llegar hasta este Chi universal por medio del inconsciente colectivo. De acuerdo con la experiencia de Tom, la creencia que el practicante tenga acerca de la efectividad de la curación por Tong Ren es un elemento fundamental que le permite a éste tener acceso al inconsciente colectivo.

Considerando a las personas que han asistido a las clases durante los últimos tres años, más del 90 por ciento están vivas y esperanzadas. Muchos pacientes a quienes se consideraba gravemente enfermos y desahuciados han vuelto a tener una vida normal, y muchos de ellos han podido regresar a su trabajo.

Qué es el Chi?

El Chi es un concepto totalmente aceptado y documentado empíricamente en China por aproximadamente 5000 años. En la cultura occidental, el Chi es aceptado por investigadores universitarios que estudian los efectos no locales en la física subatómica. Estos estudios demuestran el concepto de que el Chi es el campo electromagnético fundamental del universo. En nuestro cuerpo, el Chi equivale a bioelectricidad, la cual es necesaria para mantener suficientes impulsos nerviosos, necesarios para nutrir las células de manera qué éstas puedan curarse a sí mismas. En la clase de conejillos de Indias, enfocamos esa energía por medio del inconsciente colectivo para eliminar los bloqueos que causan enfermedades. Para decirlo de otra manera, cuando el Chi fluye libremente el cuerpo se cura.

Muchas culturas poseen su propios métodos y teorías de curación por energía. En China, el método de curación por energía más popular se llama Chi Gong. Los maestros de Chi Gong utilizan su Chi para curar a otros. Para llegar a ser un maestro de curación por Chi Gong se necesitan muchos años de estudio y práctica.

De qué manera la curación por Tong Ren utiliza el Chi?

Como se mencionó anteriormente, se llega al Chi universal por medio del inconsciente colectivo. En la clase de conejillos de Indias, la energía que se utiliza no proviene de la práctica de Chi Gong; está basada en que la creencia es el poder mismo. Como creencia colectiva crea una fuente de energía de curación que es el inconsciente colectivo.

Se cree que a medida que aumenta nuestro conocimiento e investigación sobre los resultados positivos de la curación por energía Chi, no sólo en la clase de curación sino también por resultados vistos en participantes de clases anteriores, la energía Chi se fortalecerá cada vez más y será más efectiva. Basado en su experiencia clínica y en la práctica que realiza desde hace veinte años, Tom considera que el número creciente de personas curadas por métodos de energía Chi fijará este tipo de curación en nuestro inconsciente colectivo y, a consecuencia de ello, los resultados de los tratamientos mejorarán. De esta manera, la confianza crece al observar resultados positivos en cientos de personas, viendo cómo se curan de enfermedades serias por medio del sistema de curación de Tom Tam.

Tom está estudiando de qué manera el crecimiento del inconsciente colectivo impacta la confianza que se adquiere en la práctica de curación y cómo los resultados intensifican el poder (bioelectricidad) del Chi para eliminar bloqueos de manera más efectiva

Realmente puedo curar mi problema en la clase de conejillos de Indias?

Los resultados de todo método de curación nunca están garantizados. Sin embargo, en la clase de curación observamos con frecuencia que los pacientes experimentan una mejoría en los síntomas. Afirman sentirse mejor y con menos síntomas. Sienten "alivio" y dicen que sienten que "están mejorando".

Con el tiempo, la mayoría de los pacientes ha demostrado una mejoría significativa.

Existen pacientes que han sido diagnosticados con cáncer y que ya no sienten ninguna molestia, pudiendo por lo general volver a disfrutar de la vida. Muchas personas afirman que después de haber asistido a la clase de conejillos de Indias, nuevos estudios médicos revelaron que el cáncer había desaparecido. Sin embargo, en muchos casos el médico recomendó que el paciente continúe con el tratamiento de quimioterapia o radiación.

Cómo puedo saber si la clase está curando mi enfermedad?

Las pruebas médicas a las que se somete el paciente determinan los tipos de diagnóstico y de curación. La mayoría de las personas que participan en la clase tiene un problema médico serio. Han consultado a varios médicos o curadores pero su problema aún continúa o empeora. Durante la clase, muchas personas pueden sentir que el dolor o los síntomas disminuyen pero ello no significa que el problema se haya curado.

Con el tiempo los pacientes suelen afirmar que su mejoría ha sido probada con exámenes médicos. Algunos resultados han sido tan radicales que los pacientes cuentan que su médicos atribuyeron la cura a un milagro, a un error en los análisis e incluso a un diagnóstico equivocado.

Debo contarle a mi médico que participo en la clase de conejillos de Indias?

Nada de lo que cure a un paciente debe ocultárseles a los médicos y curadores. Es importante que el médico sepa qué es lo que hace el paciente para curarse. La mayoría de los pacientes le cuentan a su médico cómo fue su experiencia en la clase de conejillos de Indias. No importa si el médico cree o no; el médico debe saber la verdad.

Con respecto al cáncer, es muy importante decirle al médico que para tratar el problema se utilizó curación por energía. Algunos médicos sí creen que el cáncer se puede curar con energía pero muchos otros no. Sin embargo, a medida que más médicos vean los resultados de la curación por energía, cambiarán de opinión y se podrá ayudar a más pacientes.

Debo seguir tomando medicamentos después de participar en la clase?

El paciente y su médico tienen la responsabilidad de determinar si es necesario continuar tomando medicamentos o no. El médico es el experto en este tema y debe tomar la decisión junto con su paciente; nadie más puede decidir por ellos. En algunos casos es necesario prestar atención al tipo de medicamento que el paciente está tomando. Por ejemplo, después de una clase de curación un paciente diabético puede bajar su nivel de azúcar en la sangre considerablemente, incluso hasta un nivel normal. Por lo tanto, el paciente debe controlar su nivel antes de recibir insulina. En las terapias de Tong Ren, a los pacientes diabéticos siempre se les aconseja hacer eso.

También está el caso de pacientes con enfisema. Se aconseja que se controlen el nivel de oxígeno ya que la terapia Tong Ren puede causar un cambio importante en dicho nivel. A estos pacientes se les recomienda llevar siempre el tanque de oxígeno en caso de emergencia. También deben avisarle a su médico cualquier cambio que experimenten. Lo mismo ocurre con los pacientes que sufren de asma. Aunque su respiración mejore o se normalice, deben llevar consigo el inhalador a menos que su médico les indique lo contrario.

Qué tengo que hacer en la clase?

A los pacientes se les pide que no hagan nada; simplemente que se sienten, se relajen y reciban tranquilamente la energía para que los cure. Para practicar Tong Ren no se requiere ninguna dieta especial, ni ejercicio, ni creencia religiosa.

Durante la clase, los participantes tienen total libertad de hacer lo que quieran, siempre y cuando no interrumpan a los demás. Éste no es un grupo de apoyo; sin embargo, a muchas personas les gusta compartir sus experiencias. Muchas de ellas llegan temprano a la clase o se quedan después de que termina para charlar con otras personas.

Algunas personas asisten a la clase para apoyar a un amigo o familiar. Se sientan en el salón, observan y escuchan. Durante la clase, todos tienen el derecho de recibir o de rechazar el tratamiento de energía. Muchos familiares han recibido entrenamiento en la práctica de Tong Ren, por lo tanto pueden continuar tratando a sus seres queridos en su hogar.

Qué debo sentir en la clase durante la parte de curación?

La mayoría de los pacientes dan testimonio de que sienten calor, moderado o intenso, empezando en su cara. De acuerdo con la creencia china, este calor es el Chi que circula por el cuerpo. El Chi circula hacia abajo, desde la cabeza a los brazos, y de éstos a las palmas de las manos. Algunas personas pueden sentir hormigueo en las manos o en los pies. Otras dicen que sienten el cuerpo más liviano y otras que lo sienten tan pesado que no se pueden mover. Todo lo que se siente es el movimiento del Chi. A veces, algunas personas lloran al liberar sus emociones. Luego, la mayoría de ellas sienten un gran alivio.

En la clase, algunos de los pacientes con cáncer de mama han sentido que el tumor se ha achicado, ablandado o desaparecido.

La curación por Tong Ren es segura?

Al practicar Tong Ren no se produce ningún contacto físico entre el curador y el paciente. La energía no se transforma en ningún químico, de manera que no causa ningún efecto secundario químico ni interferirá químicamente con los medicamentos que el paciente esté tomando. Tong Ren es una forma de curación por energía. Los pacientes pueden decir que se sienten cansados. De hecho, esa fatiga es el resultado de la relajación. Cuando el cuerpo se encuentra en estado de curación, las ondas cerebrales pueden hacerse más lentas para permitir que el cuerpo se enfoque en la energía que curará la enfermedad.

En China, la curación por Chi Gong sólo es peligrosa para el curador, no para el paciente. Cuando el curador o el maestro de Chi Gong usa su Chi en exceso, puede causar un efecto secundario llamado "ráfaga de fuego" . Para evitar esa ráfaga de fuego, el practicante de Chi Gong debe estar bien entrenado. Se cree que con la curación por Tong Ren, la energía o Chi proviene del inconsciente colectivo. Cuantas más personas practican la curación por Tong Ren, más fuerte es la fuerza de curación, de manera tal que los practicantes no experimentarán la ráfaga de fuego. Muchos estudiantes dicen que cuanto más practican Tong Ren, más fuertes se sienten. Durante la práctica, todas las personas de la clase formarán parte del estado de inconsciente colectivo y por lo tanto se beneficiarán de la energía curativa.

Si no tengo un problema serio, ¿igualmente puedo participar en la clase?

Cualquiera puede participar en la clase. La teoría china sobre la curación es que el mejor curador es el que cura la enfermedad antes de que ésta se haga presente. En la clase de conejillos de Indias la teoría básica es crear el poder curativo a partir del inconsciente colectivo. Cuando las personas se sientan a presenciar la clase ya son parte del consciente colectivo y del campo energético del inconsciente colectivo. Durante la clase, todos se benefician con la energía.

Cuando el paciente se cura, ¿debe continuar yendo a las clases?

En ciertos casos, cuando los síntomas desaparecen la enfermedad puede haber desaparecido también. En otros casos, el hecho de que los análisis den resultados normales no significa que la enfermedad haya desaparecido. Por ejemplo, en los casos de cáncer, el hecho de que la imagen por resonancia magnética (MRI) no muestre nada no significa que el paciente se haya curado totalmente. Aun cuando los análisis parezcan "normales" deben pasar varios años para que estemos seguros. Para evitar que el cáncer aparezca de nuevo se aconseja que el paciente siga yendo a las clases, aunque sea de vez en cuando.

En la clase de curación sucede con frecuencia que un paciente con cáncer se ha curado, de acuerdo con el informe médico, y no vuelve a la clase hasta que el cáncer reaparece. Algunos pacientes, sin embargo, han regresado para aprender Tong Ren y participar en la clase de curación como practicantes.

Tengo que creer en el Chi o en su poder de curación?

No. Sólo se necesita estar dispuesto a tener esa experiencia. La prueba está en los resultados. Se ha a tratado niños y mascotas con excelentes resultados. El paciente no tiene que creer en la práctica. Sin embargo, el hecho de que el paciente no crea en la curación por energía y rechace Tong Ren no es beneficioso, ya que el rechazo también es energía.

En la clase de conejillos de Indias, a los pacientes y practicantes de Tong Ren no se les exige que practiquen Chi Gong ni Tai Chi. Sin embargo, si alguno desea hacerlo, sin duda se beneficiará.

Tong Ren beneficia a los pacientes con cáncer avanzado?

Los que curamos nunca nos rendimos ante ninguna enfermedad. Tratamos todas las enfermedades sin importar el estado ni la condición. Si hay vida, hay esperanza. De hecho, en nuestra clase de conejillos de Indias la mayoría de los pacientes con cáncer están en la etapa 3 ó 4. Cuando los pacientes con cáncer están en las etapas tempranas es difícil que crean en nuestro método. La mayoría de los pacientes con cáncer en etapas tempranas buscan curarse únicamente por medio de la medicina occidental. Cuando los médicos se dan por vencidos y le dicen al paciente que su caso no tiene ninguna esperanza, el paciente tiene más probabilidad de buscar un método alternativo de curación.

Por supuesto que es más fácil curar cualquier enfermedad cuando se detecta temprano. Pero sin importar en qué etapa esté, después de una clase de conejillos de Indias el paciente se sentirá más relajado y con energía. Eso quiere decir que su calidad de vida ha cambiado de manera positiva. Incluso los pacientes con cáncer avanzado que asisten a nuestra clase sienten que el dolor disminuye o que las funciones corporales mejoran. En nuestras clases, algunos pacientes dejaron de tener síntomas. Si el paciente no tiene síntomas el tumor está controlado, de acuerdo con la ciencia médica y sus estándares de curación. En nuestras clases de conejillos de Indias hemos visto muchos casos difíciles en que los pacientes dejan de tener síntomas o el tumor desaparece. En los tiempos que corren, eso es un verdadero milagro.

Cuando algunos pacientes dejan de tener síntomas y el tumor está controlado o desapareció, éstos siguen disfrutando de la clase para participar de un período de curación más largo. Algunos vuelven a ver a su médico para hacerse una nueva prueba clínica con quimioterapia y vuelven a sufrir los efectos de la misma. En nuestra clase, nunca aconsejamos qué tratamiento deben seguir, ya que eso es una cuestión personal que sólo el individuo debe decidir. Cada paciente de nuestra clase tiene libre albedrío. No deseamos que en nuestra clase de conejillos de Indias nadie sufra del "síndrome del delantal blanco".

Cuál es la diferencia entre Tong Ren y otra curación por energía?

Cada estilo y método de curación por energía tiene su propia teoría, la cual apoya su práctica. Obviamente, Tong Ren también tiene su propia premisa para el entendimiento de la energía. La diferencia principal entre la curación por Tong Ren y otros métodos de curación por energía es la teoría del bloqueo. Según la filosofía de Tong Ren, lo que causa el problema es el bloqueo de energía. Todos los problemas físicos o fisiológicos están relacionados con un bloqueo. No existen misterios ni religiones asociados con Tong Ren, ya que no es nada raro detectar la formación de un bloqueo físico y sentirlo físicamente. Las distintas enfermedades físicas o psicológicas son producidas por diferentes bloqueos. Cuando logramos identificar el bloqueo, la curación se produce mucho más rápido y el rango de curación es mucho más amplio. La manera de hallar el bloqueo difiere de otros métodos de curación, tanto de los occidentales como orientales. Tong Ren encuentra el origen neurológico, vascular, hormonal, químico y eléctrico de los problemas, en lugar de tratarlos únicamente donde ocurren. Practicantes y pacientes aprenden al mismo tiempo estos detalles cruciales, los cuales se guardan en su inconsciente colectivo, creando una forma de curación compleja y poderosa.

La terapia Tong Ren es una curación por medio de Chi Gong?

La terapia Tong Ren no es curación por Chi Gong. La base de la teoría de la práctica médica de Chi Gong es la medicina china tradicional, incluida la teoría del ying y del yang, los cinco elementos, los meridianos, los puntos de acupuntura, etc. La base de la teoría de la curación por Tong Ren es la anatomía, fisiología, psicología y ciencia modernas. En China existen muchos estilos diferentes de Chi Gong. La curación por Chi Gong tiene un significado muy amplio y no totalmente específico. Además, en China, todo método de curación que utilice el Chi se denomina curación por Chi Gong. Sin embargo, en China existen más de mil formas diferentes de Chi Gong. A los curadores o maestros de Chi Gong se les pide que practiquen su propia forma de Chi Gong para generar el Chi antes de la curación. Según la teoría de Chi Gong, el Chi del curador que utiliza Chi Gong queda guardado en el Dan Tien, el cual está localizado en el abdomen. El curador que utiliza Chi Gong debe generar su Chi para llenar su Dan Tien antes de la curación. Si el Dan Tien del curador no se llena puede causar un efecto secundario peligroso en el practicante, lo cual se conoce en China como "ráfaga de fuego". En la curación por Chi Gong, el Chi que se guarda en el Dan Tien está restringido, limitando el área y la duración de la curación, y el número de pacientes que se pueden tratar. No importa qué tan poderosos sean los maestros de Chi Gong, el Chi proviene solamente de su Dan Tien. En la curación por Tong Ren, no importa lo débiles o fuertes que sean los practicantes porque la energía está conectada al inconsciente colectivo, el cual es ilimitado.

A los curadores o terapeutas que utilizan Tong Ren no se les pide que practiquen ninguna forma de Chi Gong ni de ejercicio interno. La curación por Tong Ren considera que la fuente del Chi no está en el Dan Tien sino en el fuerte poder de convencimiento que está guardado en el inconsciente. El fuerte poder de convencimiento se establece a partir de miles de casos de curaciones asombrosas y no de un simple lavado de cerebro o ceguedad.

Durante la curación por Chi Gong o la práctica de éste, el pensamiento del curador que lo utiliza necesita enfocarse intensamente, lo cual proviene de su consciente. El pensamiento de un terapeuta que utiliza Tong Ren proviene del poder de convencimiento, el cual está en el inconsciente colectivo ya establecido; nunca tiene que enfocarse a partir de lo consciente. El inconsciente colectivo es la unión del inconsciente de muchos individuos. El Chi de Tong Ren proviene del inconsciente colectivo, el cual es multidimensional. A medida que más gente crea, se generará más Chi con el poder de curar. El Chi curativo de Tong Ren es infinito porque el inconsciente colectivo de Tong Ren está conectado al súper consciente.

Cómo puedo aprovechar al máximo la clase de conejillos de Indias?

Se les aconseja a los pacientes que asistan a las clases semanalmente. Si eso no es posible, que lo hagan por lo menos una vez al mes aunque la enfermedad haya disminuido o desaparecido. El hecho de "recargarse" con Chi de manera regular mantiene el "motor" de su cuerpo a punto. Otras maneras de continuar con la curación por Tong Ren son:

1. Utilizar el muñeco de acupuntura diariamente, aunque sea durante cinco minutos.

2. Hablar con otras personas de la clase de conejillos de Indias, apoyándose mutuamente y comunicándose entre clase y clase, y realizándose la curación por Tong Ren uno al otro por teléfono.

3. Acompañarse mutuamente a las visitas médicas cuando éstas requieren la toma de decisiones importantes o de una intervención médica. Es importante que cada paciente sea el "abogado" del otro. Es útil preguntar cuáles son los riesgos de cualquier tratamiento médico y explicar el progreso de nuestra curación por medio de Tong Ren, el sistema de curación de Tom Tam y la clases de curación de conejillos de Indias. Ése es un paso crucial para educar a los médicos acerca de la eficacia de la curación por Tong Ren en miles de casos, para prolongar vidas y para mejorar la calidad de las mismas.

La curación por Tong Ren interfiere con la quimioterapia o la radiación?

No hay razón para creer que la curación por Tong Ren interfiere con otras terapias. De hecho, existe un informe de la Escuela de Medicina de Harvard en donde consta que la acupuntura diminuye los efectos secundarios negativos de la quimioterapia y la radiación. Los investigadores del Centro de Cáncer MD Anderson de la Universidad de Texas y del Hospital para Pacientes con Cáncer de la Universidad Fundan de Shanghai, China, han recibido una donación de US$ 263.000 del Instituto Nacional del Cáncer para fundar un centro internacional que investigue los beneficios de ciertos tratamientos de la medicina china tradicional en los pacientes con cáncer (Boletín del Centro de Cáncer MD Anderson, 8 de marzo de 2004).

En China, la manera más popular de tratar el cáncer es utilizando hierbas chinas y Chi Gong, sin nada de quimioterapia ni radiaciones. Muchos chinos que viven en Estados Unidos se curan el cáncer utilizando una combinación de métodos orientales y occidentales. Algunos hospitales de Estados Unidos han empezado a ofrecer clases de Chi Gong para los pacientes con cáncer. Muchos pacientes con cáncer utilizan diferentes hierbas, dietas minerales, rezos o energía para curarse. Nadie teme que estos métodos interfieran.

La idea de considerar la interferencia de la quimioterapia o la radiación confunde un poco. Recibir estos dos métodos para curarse implica un riesgo alto, ya que ambos matan tanto las células malas como las buenas. Sin embargo, nunca escuchamos que la energía mate células buenas. De hecho, deberíamos considerar o preguntarnos si la quimioterapia y la radiación interfieren con Tong Ren.

Con qué frecuencia puedo utilizar Tong Ren para curarme?

Nuestras clases de conejillos de Indias se dan en varios lugares. En cada lugar se dan una o más clases por semana. Para algunos pacientes, una vez por semana no es suficiente si deben tratar problemas serios. Quizás necesiten ir más veces. Si usted desea recibir más tratamientos de curación por Tong Ren puede hablar con los estudiantes o con el instructor; nuestro deseo es ayudar a todos los que lo necesiten.

Algunos tipos de cáncer requieren tratamientos más frecuentes. Se pueden programar sesiones adicionales para evitar que las células cancerosas se propaguen. La teoría de Tong Ren dice que las células cancerosas se forman debido a bloqueos que causan un voltaje de bioelectricidad bajo. Cuando la bioelectricidad vuelve a su grado normal, las células cancerosas pueden revertirse y volver a ser células normales. Para curar células cancerosas, se debe hacer una corrección en la bioelectricidad o energía de manera que ésta actúe más rápido que la propagación de las células cancerosas. Si los intervalos entre tratamientos son muy largos, las células cancerosas se pueden propagar más rápido que la corrección.

La curación por Tong Ren es una forma de curación por energía. Cuanto más lo haga, mayor será el beneficio. Es algo parecido a una batería que necesita tiempo para cargarse. En China, cuando un paciente utiliza la curación por Chi Gong para tratar un problema serio, debe practicar Chi Gong todos los días. La curación por Tong Ren es como la práctica de Chi Gong. Nunca le resultará demasiado, siempre podrá hacer más. Si le interesa recibir la terapia Tong Ren, puede hacerlo dos o tres veces por semana e incluso todos los días.

Además de cáncer, ¿qué otras enfermedades puede curar Tong Ren?

La idea original de nuestra clase de conejillos de Indias fue curar y ayudar a las personas que sufrían con la quimioterapia y la radiación. Sin embargo, con el tiempo, muchas personas consideraron que nuestra clase es una esperanza para curar cualquier tipo de enfermedad seria. Ciertamente, no podemos rechazar a ningún paciente que sufra de alguna enfermedad y quiera participar en nuestra clase de curación. Hasta ahora, la mayoría de los pacientes que vienen a nuestra clase han desafiado problemas de salud tales como mal de Parkinson, enfermedad de Lyme, esclerosis múltiple, artritis reumatoide, pigmentosa, enfisema, diabetes, síndrome de colon irritable (IBS) y palpitaciones cardíacas, así como muchos tipos de cáncer. Antes de asistir a nuestras clases de curación, estos pacientes habían probado otras maneras sin tener éxito. Es muy raro que las personas prueben nuestra clase de curación antes de probar por otros medios. El rango de curación de la terapia Tong Ren es muy amplio. En su libro La curación de un haragán (A Lazy Bum's Healing), Tom Tam hace referencia a que la terapia Tong Ren se aplica en 260 condiciones difíciles. Por supuesto que en la práctica el rango de curación es mucho más amplio y no se limita exclusivamente a esas condiciones. Según el sistema de curación de Tom Tam, la clave para la curación es entender cuál es la raíz de la enfermedad, siendo ésta la diferencia principal con otros métodos de curación. Cuando podemos encontrar la raíz del problema podemos tratar la condición fácilmente; de lo contrario pasará a ser una de las llamadas enfermedades difíciles o no tratables.

Cómo puedo aprender este sistema de curación?

Todos pueden aprender a realizar curación por Tong Ren, tengan o no conocimientos previos. La mayoría de los estudiantes aprenden Tong Ren al ser pacientes. Si usted tiene interés en aprender el sistema de curación por Tong Ren, cualquier estudiante o practicante estará dispuesto a compartir sus conocimientos. El compartir los conocimientos es importante para generar el inconsciente colectivo.

Tong Ren es una ciencia médica?

La ciencia se debe probar. Nuestra teoría de curación se basa en información científica y médica; sin embargo, hasta ahora ningún científico ni institución científica quiere probarla; ni siquiera quiere escuchar hablar de ella. El estudio de la ciencia requiere un tema de estudio interesante junto con un fuerte apoyo financiero. Ello no es parte del área de trabajo de nuestros practicantes. La curación por Tong Ren debe ser probada por científicos, lo cual todavía no ha ocurrido.

De acuerdo con los estudios médicos modernos, cada órgano tiene tres tipos de funciones: mecánica, química y eléctrica. En lo que a curación se refiere, las personas le suelen prestar más atención a las funciones mecánicas y químicas que ocurren en el cuerpo. Por lo general no le prestan atención a las funciones eléctricas. Además, existen tres maneras en que las señales bioeléctricas son transmitidas: la sinapsis eléctrica, la sinapsis química y una sinapsis compuesta, la cual es una combinación de las sinapsis eléctrica y química. Para que el órgano funcione normalmente no debemos prestarle atención únicamente a la sinapsis química; también debemos ocuparnos de la función de la sinapsis eléctrica.

Es fácil comprender las funciones mecánicas de un órgano. Hay muchas maneras de corregir problemas de naturaleza mecánica. La cirugía, el masaje y la terapia física son las más comunes. A la hora de prestarles atención, estas modalidades están casi siempre en segundo lugar después de las funciones químicas, las que generan grandes ganancias para muchas empresas y fabricantes. El equilibrio de la función química incluye hierbas, dietas, píldoras químicas y líquido. De hecho, a lo largo de la historia de oriente y occidente, se le ha prestado mayor atención a la función de curación química. Al equilibrio de la función eléctrica no se le presta atención. La falta de equilibrio de bioelectricidad es una de las principales razones de enfermedades. Para curar la enfermedad, debemos abrir el bloqueo que causa que los impulsos, o bioelectricidad, estén desequilibrados. Hasta ahora, en la medicina occidental el método más popular para regular la función eléctrica del cuerpo es el marcapasos.

El ambiente (temperatura, gravedad, presión atmosférica, clima) puede afectar los impulsos cerebrales. Según la teoría de curación china, este aspecto de la salud se considera como la armonía entre el hombre y la naturaleza. En Tong Ren, se cree que esta terapia de curación puede generar la energía que afecta los impulsos cerebrales. Además, la energía puede abrir el bloqueo que causa la falta de equilibrio. Cuando logramos el equilibrio de los impulsos cerebrales o de la bioelectricidad del cuerpo, la enfermedad se puede curar.

La curación por Tong Ren se realiza a través del poder de sugestión?

La curación por Tong Ren no está basada en el poder de sugestión; la prueba de ello es que hemos curado a bebés, niños autistas y pacientes inconscientes. También hemos tratado animales, obteniendo excelentes resultados. Es muy fácil decir que la curación es a través de la sugestión cuando no pueden explicar el método empleado. El poder de sugestión sólo se necesita de la misma manera que se necesita el lenguaje para comunicarse con el paciente. Ese lenguaje incluye la charla, la luz, el movimiento, el olor, el tacto, la temperatura o cualquier técnica de estimulación de los órganos sensoriales del paciente. Además, el poder de sugestión no funciona en todas las personas pero la curación por Tong Ren funciona en casi todas las personas que desean ser tratadas.

La curación por Tong Ren puede ejercer poder de sugestión en el curador pero no en el paciente. Cuando el terapeuta que utiliza Tong Ren trabaja en el muñeco, éste sirve de medio para establecer una conexión con el inconsciente colectivo. Tal como ocurre en la condición de Pavlov, cuando aparece una señal en la memoria la parte inconsciente del cerebro está funcionando. Golpear el muñeco con el martillo, apuntar el rayo láser al meridiano o enfocar el Chi en el muñeco son maneras en que los terapeutas de Tong Ren se conectan con el inconsciente colectivo curativo.

Algunos pacientes no quieren probar la curación por Tong Ren porque creen que es un medio estúpido que aplica el poder de sugestión. Pero muchos de ellos deciden probarlo cuando han perdido toda esperanza en otras técnicas. Si el tratamiento ofrece una posibilidad de curar el problema, ¿usted intentaría probarlo? ¿O se reiría y lo rechazaría? De hecho, los hipnotizadores y psicólogos siempre usan el poder de sugestión para sus curas pero a los pacientes eso no les importa pues están buscando resultados positivos.

Los que no creen deben ir a la clase?

No nos dedicamos a lavar cerebros. La mente es libre y la creencia es una cuestión individual. Respetamos lo que cada persona cree. La puerta de nuestra clase está abierta; le damos la bienvenida a todo aquel que esté interesado en lo que hacemos, que desee venir y compartir nuestros conocimientos. La mayoría de las personas que vienen por primera vez a nuestra clase no lo creen porque no recibieron ninguna información previa. Pero después de la primera clase, muchas de esas personas nuevas comienzan a hacerse preguntas. La mejor manera de aprender sobre el método de curación y sus resultados es entrevistar a los pacientes de la clase y no a los estudiantes o terapeutas. Para adquirir conocimientos, lo mejor es venir para observar o para curarse.

 

Testimonios sobre la Curacion por Tong Ren

8 de Noviembre de 2005

En abril de 2005, Rick Kuethe, mi amigo de toda la vida, me llamó de Boston (yo vivo en Omaha, Nebraska) para contarme sobre una nueva terapia con la que había estado trabajando, llamada Tong Ren y desarrollada por un curador maravilloso llamado Tom Tam. Rick sabía que yo sufría de fibromialgia y de estenosis lumbar desde hacía años. Y lo más importante, de cáncer de pulmón desde mayo de 2003. En ese entonces tuve la suerte de que el tumor que tenía en el lóbulo superior del pulmón izquierdo era operable y de que la cirugía se realizó con éxito. Sin embargo, en los chequeos oncológicos que me hice cada tres meses durante los últimos dos años todavía aparecían unas manchas pequeñas. Eran muy pequeñas para que se realizara una biopsia pero no desaparecían.

En abril de 2005 Rick empezó a tratarme por teléfono, una vez por semana, y los resultados fueron los siguientes: el dolor del síndrome de fibromialgia que sentía a diario bajó de 8 a 3 (en una escala de 1 a 10, siendo 10 el más doloroso), mi nivel de energía se elevó, y mi presión arterial y peso disminuyeron. Tres meses después, en julio de 2005, en mi chequeo oncológico trimestral indicó que las manchas que tenía en el pulmón habían desaparecido por completo. En octubre de 2005, ¡mis pulmones estaban totalmente libres de cáncer!

La semana pasada me hice un chequeo semestral con mi médico de cabecera: ya no me silbaba el pecho al respirar, la presión arterial había bajado, el nivel de oxígeno en la sangre había subido y había perdido 8 libras de peso. La doctora no podía explicarse cómo habían ocurrido tales cambios pero yo sabía que había sido gracias a la curación por Tong Ren.

Durante esos meses también leí los libros de Tom y aprendí lo básico sobre los métodos del tratamiento de Tom Tam y cómo Tong Gen utiliza el flujo de Chi y el inconsciente colectivo. ¡Inclusive empecé a tratar a algunas personas de Omaha!

Honestamente, creo que la curación por Tong Ren revolucionará la medicina occidental y ayudará a que todas las criaturas del planeta estemos más sanas.

Atentamente,

Elaine K. Bly

====

Testimonio de curación por Tong Ren desde Colorado

25 de Agosto de 2005

Estimado Tom:

Quiero agradecerle por haber desarrollado e iniciado el sistema de curación por Tong Ren. La cura que este sistema ofrece va más allá de las palabras "simple" y "fácil". El primer contacto que tuve con Tong Ren fue a través de mis queridos amigos Rick K. y Florri A. En busca de tratamientos alternativos para curar el cáncer, estos amigos encontraron a Tom Tam y su Tong Ren a unas pocas millas de su casa, en la clase de conejillos de Indias que se da en Quincy. Todos aquellos que viven dentro de un radio de 50 millas alrededor de Quincy están realmente bendecidos.

Rick me trató la alergia por teléfono a larga distancia; yo vivo en Colorado. Desde que nací sufro de alergias (hace 59 años). Puedo decir con alegría que después de un tratamiento de Tong Ren dejé de tomar píldoras. Ya pasaron meses sin tomar ningún medicamento, y si necesito algún tipo de alivio sólo tengo que recibir un tratamiento. Ahora puedo controlar todos los síntomas con las mismas técnicas: un pequeño martillo y un muñeco de Tong Ren. Ahora me siento realmente capaz de ayudar a mi familia con sus interminables problemas de salud.

Leer los libros de Tom, ir a sus seminarios, escuchar a Rick y a Florri, ayudar en las clases de conejillos de Indias este verano (en Quincy y Allston), practicar en casa y hacer muchas preguntas me ha ayudado a sentirme segura y adquirir el conocimiento básico para usar Tong Ren diariamente.

Algún día, Colorado tendrá su propia clase de conejillos de Indias.

Tom, gracias nuevamente.

Le deseo lo mejor,

Kim Davison

====

Testimonio

14 de junio de 2005

En agosto de 2003, a la edad de 51 años, me diagnosticaron cáncer de pulmón en la etapa 4. Los médicos me dieron un año de vida en caso de que me sometiera a tres meses de quimioterapia. No era un buena oferta el hecho de enfermarse ahora y a lo mejor tener un poco más de tiempo al final. Aunque en ese momento no tenía otra alternativa, decidí no seguir ese camino.

Un par de semanas después del diagnóstico estaba en la clínica de medicina china tradicional de Carolann Stoll, quien me contó sobre un taller al que había asistido (clases introductorias de curación por Tong Ren a cargo de Tom Tam). Ese día salí de la clínica con algo inmensurable: esperanza.

Más tarde, Carolann me presentó a Pat McLeod y ahí pude enfocarme en otra alternativa: tratamientos semanales de Tong Ren, masaje Tui Na y acupuntura, combinados con una actitud positiva y una dedicación firme de mi equipo de apoyo, que fue el que me hizo vivir hasta el día de hoy (¡a pesar de la gran sorpresa de los médicos!).

También compré mis propios muñeco, martillo y láser, con los que mi padre y yo practicamos Tong Ren 2 ó 3 veces por día para mantener la corriente de energía curativa en mi cuerpo.

En abril de 2004 una amiga y yo decidimos viajar a Boston para recibir tratamientos en la clínica de Tom, localizada en el Barrio Chino. También tuvimos la oportunidad de conocer al Padre McDonough, un reconocido curador dentro de la Iglesia Católica. Los cuatro días en Boston fueron muy intensos pero regresé a casa con una inmensa sensación de haberme conectado al Poder del Intento.

Tengo mucha suerte de que Tom dirija su sistema de curación al público, ¡y de que haya llegado a la isla de Vancouver y a mí! Sé positivamente que sin la esperanza que se me brindó, hoy no estaría aquí.

Quiero darle un sincero agradecimiento a Tom por la milagrosa calidad de vida que me dio y me anticipo a decir que un día me habré curado totalmente del cáncer; por ahora puedo decir que estoy en el lugar correcto, haciendo lo correcto en el momento justo, ¡ahora mismo!

Atentamente,

Cathy Dommett

Nanaimo, B.C. Canadá


====

Testigo de la clase de conejillos de Indias

En la Navidad de 2000, una biopsia indicó que tenía cáncer de próstata en dos lugares. En la Navidad de 2001, otra biopsia reveló que tenía cáncer en un tumor en la mama izquierda. Varios ultrasonidos ya habían mostrado que ese tumor estaba creciendo. El tratamiento recomendado por el cirujano (extirpación de ambas mamas, radiación y quimioterapia) significaba la terminación inmediata de mi medio de vida: la enseñanza y la psicoterapia. Me rehusé y decidí seguir viviendo mi vida a pleno, tan corta como fuera. Al tiempo me enteré de Tom, que estaba empezando con las clases de conejillos de Indias para un grupo de pacientes con cáncer en Quincy. Él estuvo de acuerdo conmigo: nada de cirugía, nada de quimio, y empecé a recibir su tratamiento semanalmente. Ahora, tres años después y con 75 años de edad, ya no sufro de escoliosis, el tumor se ha mantenido estable y latente, el antígeno específico de la próstata (PSA) se mantiene bajo y estable, y tengo más energía que nunca para enseñar y para ofrecer terapia. Esto es un hecho, ¿qué otra cosa puedo decir más que 'Gracias, Tom, gracias, gracias'.

Hilary Bender

El doctor Bender, Ph.D., Th.D. es profesor emérito de Boston University y forma parte del cuerpo docente de la Escuela de Psicología Profesional de Massachusetts, donde enseña investigación y psicología existencial y humanística.

Empezamos con la clase de conejillos de Indias en Quincy en febrero de 2002, y durante los últimos tres años aproximadamente 2300 personas han participado en nuestro grupo de curación. El Dr. Bender es una de las tantas personas que durante los últimos tres años asiste regularmente a nuestra clase semanal de conejillos de Indias. En la clase, ha observado curaciones satisfactorias de más de mil personas. Ha sido testigo de la progresión completa de la clase de curación por Tong Ren. De hecho, su testimonio personal es un gran ejemplo del éxito curativo de la terapia Tong Ren. Además, el concepto y la teoría de nuestra energía curativa no crea conflicto con los estudios y creencias del Dr. Bender. Ambos opinamos que formar el inconsciente colectivo puede curar muchos problemas y crear lo que se llama "milagro".


====

Un email desde Canadá

Hola, Tom, Mauro y Lily:

Pensé que sería interesante contar a todos los "conejillos de Indias" que hemos tratado en los grupos de Tong Ren de Nanaimo/Parksville (isla de Vancouver) desde que Tom vino a Nanaimo en septiembre de 2003. Junté todas las hojas de inscripción y sumé los nombres...

Las clases de conejillos de Indias para ofrecer Tong Ren se han llevado a cabo en el hotel Ramada de Long Lake; en la casa de Pat, en Nanaimo; y en The Best Western Bayside y la casa de Lily, en Parksville. Las clases de daban los domingos por la tarde, los jueves por la noche e incluso algunos domingos por la noche (este último no juntaba tantas personas como otros horarios durante el fin de semana). El grupo crecía lentamente a medida que la gente les contaba los resultados obtenidos a sus amigos.

Oct 2003 = 31

Nov 2003 = 7

Feb 2004 = 72

Mar 2004 = 35

Fin de semana con Tom a fines de marzo de 2004 = 141

Abr 2004 = 79

May 2004 = 112

Subtotal = 477

Hasta ahora, en junio de 2004 = 36 (con otras tres clases de conejillos de Indias programadas)


Total = 513

No está mal para los seis meses que hemos dado clases (en diciembre de 2003 y en enero de 2004 no se dieron clases).

El comentario general fue que a la gente le encantó recibir tratamientos de energía gratis. Y en caso de que deseen un tratamiento más intenso, luego piden una cita particular con uno de nosotros. Muchos regresan pues están experimentando cambios de salud positivos. Y después traen a sus amigos.

Cuando queremos dar una clase de Qi Gong, alquilamos una sala en un hotel, cobramos $10 por la clase de Qi Gong y luego ofrecemos la clase de Tong Ren gratis. Parece que funciona. En la casa de Lily y en la mía sólo hemos dado Tong Ren en clases de conejillos de Indias. En julio quizás demos Qi Gong en el jardín de nuestras casas, sin preocuparnos de cuántas personas vengan (ya notamos una disminución en el mes de junio). Seguimos cobrando $10 para tener un fondo de reserva y así poder pagar el alquiler en los hoteles cuando hay sesiones con pocas personas inscriptas.

Además, desde fines de septiembre de 2003 hasta fines de mayo de 2004 he hecho más de 250 tratamientos de Tong Ren particulares. Muchos de ellos reciben al mismo tiempo masajes en la espalda o en el cuello, y otros reciben tratamiento por teléfono. Los clientes salen muy relajados, ¡lo que significa una mejor curación! ¡Muchos de los clientes tienen buenos resultados!

Tom, gracias por tomarse el tiempo de venir a Nanaimo en septiembre de 2003 y en marzo de 2004 para mostrarnos su sistema de curación y por facilitarme hacer un inventario con sus libros y así enseñarle a la gente de aquí. El viaje a la isla de Vancouver es muy largo y le agradecemos realmente que lo haga.

Mauro, gracias por apoyar a nuestro grupo novato de Tong Ren de la isla, por proveer información básica sobre la medicina china tradicional y por enseñar Qi Gong, Tui Na y clases teóricas sobre acupuntos. ¡He aprendido mucho contigo y no tengo palabras para agradecer tu ayuda! Todos esperamos verte en la isla en el otoño.

En último lugar pero no menos importante, gracias, Lily, por trabajar a la par mía en Nanaimo/Parksville durante las clases de conejillos de Indias y por compartir con el grupo tu experiencia con trabajos de energía. ¡Es maravilloso trabajar contigo todas las semanas y que me sigas enseñando!

Tom, ¡aquí tenemos un grupo increíble y esperamos verlo pronto! Visítenos.

Hasta pronto,

Pat


====

Testimonios de una clase de conejillos de Indias

En 1983, me diagnosticaron cáncer en el pulmón derecho. Me operaron, extirpándome un lóbulo. La recuperación fue muy lenta y dolorosa. Fue como una ordalía. A partir de entonces recibía rayos X cada seis meses.

Años después, después de un segundo diagnóstico de cáncer de pulmón, me recomendaron que fuera a ver a Tom Tam. Esta vez era en el pulmón izquierdo. Fui a ver a Tom justo antes del día de la operación. No tenía ni idea sobre la curación por medio de energía y no sabía con qué me iba a encontrar, pero fui con una actitud receptiva y con la esperanza de que Tom pudiera curarme. Le dije a Tom que estaba decidida a hacerme la operación. Quería quitarme el cáncer de encima cuanto antes. Tom me dijo que estaba bien y que él haría una curación para que yo tuviera una mejor recuperación y que no me preocupara tanto como lo hice con la primera operación. Esperaba que Tom tuviera razón porque los recuerdos de la primera operación todavía estaban presentes. Mientras Tom hacía la curación, sentí una corriente de calor y las manos empezaron a hormiguearme. Las sentía pesadas como plomo y hasta parecía difícil levantarlas. Me sentía extrañamente relajada, una sensación muy diferente del nerviosismo y la ansiedad que había sentido al principio.

Después de la operación, mi familia y amigos fueron a visitarme al hospital y se mostraron muy sorprendidos por lo bien que me veía. Muchos de ellos comentaron que no podía creer que recién hubiera salido de una operación. Pero yo era la más sorprendida de todos. Al poco tiempo volví a ver al cirujano para un control. Ahora él estaba más sorprendido que nadie. No dejaba de comentar lo asombroso de mi recuperación. Cuando me iba, dijo "Nunca le dije esto a ninguno de mis pacientes con cáncer, pero usted está muy bien y no tiene que volver a otro control". Una vez más volví a recibir los rayos X cada seis meses.

En el año 2001, los rayos X de rutina mostraron un nuevo tumor en el pulmón izquierdo y me dijeron que me hiciera una tomografía computada. Fui a ver a Tom otra vez y le conté acerca del nuevo cáncer.

Esta vez, Tom le pidió a la clase que participara en la curación. Nuevamente sentí calor y hormigueo en las manos pero con mucha mayor intensidad. Me hice la tomografía computada que me recomendaron y cuando volví a ver al cirujano, me dijo que el cáncer ya no estaba. Dijo que debió haber sido un diagnóstico equivocado pero yo sabía que quienes me curaron habían sido Tom y la clase.

Seguí yendo a ver Tom más o menos una vez por mes, y mi esposo y yo también vamos a las clases de conejillos de Indias. Me siento muy bien y sigo trabajando en mi jardín cuando el tiempo lo permite. Me siento totalmente bendecida de haber tenido el privilegio de conocer a Tom, a Lea y a la clase.

Con agradecimiento,

Mary Comeau

23 de Junio de 2004

Después de la tercera vez que ocurre, el cáncer es muy difícil de tratar. Tom pensó que se debía usar la energía colectiva para curar el tercer cáncer recurrente. Mary fue la primera en la clase de Tom en usar la energía colectiva para curarse, y el primer caso con éxito. Hasta ahora, Mary ha sobrevivido al cáncer por casi cuatro años. La supervivencia no es el único objetivo de la vida; lo más importante para nosotros es la calidad de vida. Mary disfruta de una vida muy alegre y activa, todavía libre de cáncer.

Cuando una persona se está curando debe ayudar a los demás; ésa es nuestra moral y nuestro propósito en la vida. Todos los inviernos y primaveras, Mary y su esposo conducen hasta Florida y preparan una clase de conejillos de Indias para curar al público. Además, Mary cura por teléfono a los pacientes que asisten a la clase de conejillos de Indias de Quincy y que necesitan ayuda adicional.


====

Testimonio

Lydia Smith

5 de Julio de 2004

En agosto de 2001 me diagnosticaron mieloma múltiple. El primer oncólogo que consulté predijo una expectativa de vida de 2 a 3 años siguiendo un "tratamiento estándar". Me dijo que no podría volver a mi trabajo de maestra en el mes de septiembre pues debería estar preparándome para un trasplante de médula ósea.

Un mes después empecé a tratarme en el Dana-Farber, y durante los dos años siguientes me dieron una combinación de esteroides, talidomida, pamidronato y un sinnúmero de "drogas adicionales" para controlar el dolor y los efectos secundarios de las otras. También tuve varias citas con dos acupunturistas y un herbolario, quienes con sus conocimientos también me ayudaron a controlar parte del dolor y de los efectos secundarios que sufría. A pesar de que en la primavera de 2003 el cáncer estaba bastante controlado, empecé a aceptar la idea de someterme a un trasplante para mejorar mi calidad de vida.

El 22 de junio de 2003 me reuní con el padre Edward McDonough, el sacerdote católico de Mission Church, en Boston, quien es un reconocido curador. Me recomendó que contactara a Tom Tam, su acupunturista, quien había curado a su cuñado de mieloma múltiple en una sesión. Intrigada, pedí mi primera cita y así empecé un nuevo viaje para mantener la vida. A medida que Tom transfería Chi y realizaba acupuntura y Tui Na, experimenté una ola de calor que recorría mi cuerpo y una fuerza curativa que me llenaba de energía, me aliviaba el dolor y me daba una nueva sensación de esperanza. Tom también me convenció de que fuera a su clase de conejillos de Indias el día siguiente. Pronto, mi esposo ya estaba tomando clases para aprender Tong Ren, y ambos empleábamos las técnicas de Tom en casa. En dos meses, y durante los siete meses siguientes, pude evitar las medicinas occidentales; y si bien el cáncer no se había ido, se mantenía en niveles muy bajos. Una vez más estaba disfrutando a pleno mi trabajo, mi familia y mis viajes. Ahora, mientras me acerco a la fecha que el primer oncólogo había predicho que no llegaría, estoy segura de que la combinación de las técnicas de curación de Tom Tam por medio de energía, Tong Ren, acupuntura, Tui Na, curación a distancia y medicina occidental que utilicé fue lo que me permitió abrazar un futuro más esperanzador.

====

Hola, Tom:

Quería contarle que tengo buenas noticias sobre mi hija. Cuando usted vino a Nanaimo para dar el curso de Tong Ren en mayo de 2005, le mencioné que mi hija tenía piedras en los riñones. Ella ha estado muchas veces en el hospital sufriendo dolor al tratar de eliminar las piedras. Yo trabajé en sus puntos relacionados con las piedras de riñón. Estuve haciéndole Tong Ren por tres días, antes de la operación que iban a hacerle un viernes por la mañana. El miércoles, ella salió de Nanaimo para Vancouver mientras yo seguía haciéndole curación a distancia. El viernes por la mañana, fue al hospital para operarse.

La prepararon para la operación. Pero adivine qué pasó. La enviaron nuevamente a su casa porque NO había piedras en los riñones. Mi hija me llamó y me dijo: "Mami, lo que sea que me estás haciendo, por favor no dejes de hacerlo."

¡TOM, GRACIAS, GRACIAS! Tom, su método de curación por Tong Ren funciona. Tom, siga haciendo esto, espero saber de usted pronto.

Atentamente,

Gina Lum

No todos los pacientes tienen la suerte de eliminar las piedras de los riñones con el tratamiento Tong Ren; en muchos casos sigue siendo necesaria la cirugía. Pero antes de la cirugía, ¿podemos intentar la curación por Tong Ren? Con nuestra práctica de Tong Ren muchas personas eliminan las piedras de los riñones antes de la operación. De hecho, podemos intentar con la terapia Tong Ren en el caso de muchas enfermedades antes de que los médicos y la ambulancia acudan ante una emergencia.


====

Experimentando con el Chi

En septiembre de 2003 fui a un taller de Tong Ren que Tom Tam dio en Nanaimo. Parte del entrenamiento era participar y observar clases de conejillos de Indias, las cuales están abiertas al público de manera gratuita. A una de esas sesiones fueron unas 35 ó 40 personas, cada una con un problema de salud. Los otros estudiantes y yo estábamos parados o sentados cerca de Tom; mientras él hablaba y trataba a cada persona por turnos, nosotros observábamos y apoyábamos su tratamiento.

Cuando un anciano del público le dijo a Tom que tenía dolor en la rodilla, Tom dirigió su energía Chi hacia él y todos los estudiantes golpeteamos nuestros muñecos de Tong Ren. En ese momento sentí una corriente caliente de energía en la rodilla derecha, donde normalmente tengo dolor. Fue una experiencia precisa y evidente. Confirmé lo que Tom nos había explicado en el taller: el Chi es inteligente; una vez que la energía empieza a moverse, se moverá por la sala hacia el cuerpo que la necesite. Quedé totalmente convencido del beneficio y del valor de la terapia Tong Ren.

Dale Chandler

Errington, B.C., Canadá

====

Estimado Tom Tam:

Usted me ayudó inmensamente cuando me enseñó a relajarme en sus clases de curación gratuitas. En la primera clase logró que terminara con mi dependencia al oxígeno prescrito que recibía debido a un enfisema. Además, desde septiembre bajé treinta y seis libras gracias a los consejos que me dio sobre Pi Gu; su libro fue muy útil.

Me ayudó de nuevo cuando me dio tratamiento de acupuntura en su sala de Haverhill y detuvo un caso de picazón terrible que tenía desde la cabeza hasta los pies, el cual nunca se volvió a repetir.

Gracias por todo eso y por todas las otras veces que me ha ayudado.

Nancy S. Corbett

Maynard Locksmiths

P.O. Box 654 Maynard, MA 01754

978-897-1855

====

Por favor, no llame a Tom para pedirle información.

Cuando esté preparado, ¡venga y disfrútelo!

TOP